martes, 4 de julio de 2017

Citas de El pasillo de la muerte (La milla verde) de Stephen King

¡Hola lectores!
Como bien saben siempre que subo una reseña, subo las citas que me han gustado de ese libro y aqui vengo con las de El pasillo de la muerte (La milla verde) de Stephen King

"-Eh, señor Edgecombe -dijo-. ¿no cree que si un hombre se arrepiente de sus culpas, puede volver al tiempo en que fue más feliz y vivir allí para siempre? ¿No cree que es probable que el cielo sea así?"

"Me miró e hizo un pequeño gesto de asentimiento. Luego cogió una de las trenzas que le había hecho su hija y la besó."

"Elaine rió y me besó en la frente, justo encima de la ceja. Cuando Janice me besaba así, solía sentir un escalofrío en todo el cuerpo, y volví a sentirlo cuando Elaine lo hizo esta mañana. Supongo que algunas cosas no cambian nunca."

"¿Fantasmas? Sin duda. Lo sé todo sobre fantasmas."

"-Te crees duro -dije-, y quizá lo seas, pero aquí la dureza no cuenta. Tus días de estampidas han terminado. Su facilitas las cosas, nosotros te las felicitaremos a ti. Si nos creas problemas, morirás de todos modos, pero te aseguro que antes te meteremos en cintura."

"-Si lo que quieres es hacernos la vida imposible, ya puedes dejarlo porque lo has conseguido - dijo Bruto-. Pero ten en cuenta que no nos importa si pasas todo el tiempo que te toque estar en el pasillo de la muerte en la celda de las pareces acolchadas. Llevarás esa camisa de fuerza hasta que los brazos se te gangrenen por falta de circulación y se te caigan. -Hizo una pausa y agregó-: Nadie visita esta celda, ¿sabes? Y si crees que a alguien le importa lo que pueda pasarte, te equivocas. PAra el mundo, tú ya eres un criminal muerto."

"Un hombre con una buena esposa es la criatura más afortunada del mundo, y supongo que el que no la tiene debe de ser el más desagraciado. Su única bendición es que quizá no sea consciente de ello."

"-Es la mujer más encantadora del mundo -dije- y significa mucho para él."

"Janice agachó la cabeza con aire pensativo. Bruto empezó a decir algo, pero lo atajé levantando una mano. No creía que Janice pudiera pensar en una forma de librar a John de la muerte, pero tampoco era imposible. Mi mujer era una mujer muy lista y decidida, una combinación que puede transformar montañas en valles."

"-¿Pensáis matarlo, cobardes? - preguntó-. ¿Vais a matar al hombre que salvó la vida de Melinda Moores e intentó salvar la de las niñas? Bueno; al fin y al cabo, sólo habrá un negro menos en el mundo, ¿no es cierto? Podréis consolaros con esa idea. Un negro menos. - Se puso de pie, miró la silla y le dio una patada. La silla rebotó contra la pared y cayó encima de la naranjada. La cogí de la muñeca, pero se soltó-. No me toques - Dijo-. Dentro de una semanas serás un asesino igual que Wharton, así que no me toques."

"La televisión está bien, no tengo nada contra ella, pero no me gusta la forma en que no separada del mundo, atrápandonos en su pantalla de cristal." 

"-Lamento haberte llamado cobarde -dijo-. Es lo peor que te he dicho en todos nuestros años de casados.
-¿Peor que cuando me llamaste viejo avaro? - pregunté. Ambos reímos, y un par de besos después, habiámos hecho las paces."


"Mi Janice era tan hermosa. Todavía sueño con ella. A pesar de lo viejo y cansado que me siento, aún sueño que entra en mi habitación de este lugar solitario y olvidado, donde los pasillos huelen a meados y a col hervida. Sueño que es joven y hermosa, con aquellos pechos firmes que no podía dejar de tocar, y me dice: <<Cariño, yo no estaba en el autobús que chocó. Todo fue un error.>> Cuando despierto y comprendo que ha sido un sueño, me echo a llorar. Yo, que cuando era joven casi nunca lloraba."

"-Usted, el señor Howell y los demás jefes han sido buenos conmigo -dijo john Coffey-. Sé que se preocupan por mí, pero tienen que dejar de hacerlo, porque yo me quiero ir, jefe. - Intenté hablar, pero no pude. Sin embargo él sí que podía. Lo que dijo a continuación fue la parrafada más larga que le oí desde que lo conocía-: Estoy cansado del dolor que siento y oigo, jefe. Estoy cansado del dolor que siento y oigo, jefe. Estoy cansado de vagar por las calles, solo como un tordo bajo la lluvia, sin nadie que me acompañe o me diga adónde vamos y por qué. Estoy cansado de ver que las personas son malas unas con otras. Es como si tuviera trozos de vidrio en la cabeza. Estoy cansado de las veces que intenté ayudar y no lo conseguí. Estoy cansado de la oscuridad y , sobre todo, del dolor. Es demasiado. Si pudiera, acabaría con él, pero no puedo."

"Lo hice. Pasó la primera mañana, la primera tarde y la primera jornada de trabajo. Nos guste o no, el tiempo lo cura todo. El tiempo se lo lleva todo y al final sólo queda oscuridad. A veces encontramos a otros en esa oscuridad y otras veces los perdemos en ella. Eso es todo cuanto sé, además de que todo esto ocurrió en 1932, cuando la penitenciaría del estado aún estaba en Cold Mountain.
Y también la silla eléctrica, por supuesto."

No hay comentarios:

Publicar un comentario